HISTORIA

 
 

Fue en 1962 cuando la empresa mexicana Diesel Nacional (DINA), dedicada principalmente a la fabricación de autobuses y camiones, así como de vender los automóviles de la marca Fiat en México, obtuvo la licencia para fabricar el Renault en su planta de Cd. Sahagun, Hidalgo, México, donde empezaron la producción del Dauphine y del Florida, vendiéndolos a precios especiales como una promoción de lanzamiento para el gobierno mexicano.

Desde luego, la empresa dejó de vender el Fiat y continuaron con la producción de la línea Renault, fabricando y vendiendo la Estafette, la R4, el R8, el R10 y el R12.

En 1965 la empresa logra obtener la licencia para poder fabricar y vender el Alpine en México. Para esto se montó una pequeña fábrica en la zona industrial de la Colonia Vallejo en la Ciudad de México D.F., donde comenzó la producción del Berlinette A-110, del Cabriolet A-110 y del GT4, para estos primeros automóviles se utilizó el motor de 1100 cc. y fue hasta 1971 cuando se empezó a utilizar el motor de 1300 cc. del R8.

Los directivos de la empresa decidieron bautizar al auto como DINALPIN, derivado de  los nombres de las dos compañías: DINA por ser el fabricante en México, y de la francesa ALPINE.

ALGO DE HISTORIA - LA LLEGADA DE ALPINE A MÉXICO

ALPINE - RENAULT